jueves, mayo 18, 2006

Efecto dominó

Si estudié periodismo fue por pura pendejada. Yo debí ser una mujer hermosísima, y ya.

14 comentarios:

Escritor "afamado" dijo...

Hay de anónimos a anónimos, este no es cobarde:

"Melcocha, el tuyo es el mejor blog que he visitado en 2 años".

A t t e

Alguien que sabe lo que dice.

P.D.
He vendido miles de libros. Te auguro cientos de miles a ti, si es que eliges el camino correcto.

e. dijo...

Ahí está el pan.

Rafael dijo...

Yo también estudié derecho por pendejo; malditas patas chuecas para el futbol.

y@xer dijo...

asi pasa muchas veces, yo amo la fotografia, pero el derecho alimenta mi pancita ja ja....

Yo dijo...

Pues deja el periodismo, ya eres una mujer hermosa!!!

Chickaenaprietos dijo...

pues..así es: bella.

Zombie dijo...

Yo por eso no estudio.

Maryloo dijo...

Genial comentario!

Ahora, si bien es cierto que naci hermosa, no me dedique a SER hermosa. Dios me bendijo con belleza, y aunque la he cuidado, no la he capitalizado.

Es decir, las hermosas-profesionales se casan con gente millonaria que las mantienen en su status de french-poodle. Por otro lado la bellas amateur, eventualmente tenemos que trabajar, estudiar y ser cultosas para ser mas atractivas.

Oh maldito mundo!

ñe dijo...

ahora si que lol

e. dijo...

Plop!

Yo estudie diseño y me dedico a los niños... a plancharles, lavarles, llevarlos a la escuela jaja... no, bueno a escribir para ellos.

Señorita de la banda Niche, me gustaría platicar con uste, me hace el favor de una pieza?
tachamacha@hotmail.com

Cine Club Políticas dijo...

"con camioneta, ox�genada y con el copezano"! nahh Niche, t� sigue, ya viste que el reporterear quiz� no sea tu camino, creo que lo tuyo es la columna y dem�s cosas por entrega

FELAPS dijo...

Pues lo guapetona ya lo eres y a eso no re renuncia, incendia tu universidad con todos a dentro y conquista las pasarelas, por lo menos en tu foto a mi me conquistas

Merequetengue dijo...

Yo pienso igual que tu. Mi problema es aún mayor. Soy hombre.

Pami Yasbeck dijo...

Las que no somos hermosísimas tenemos que dedicarnos a otras cosas, ni hablar.