viernes, agosto 03, 2007

Cuando parecía que no dejaría de llover sobre mí... otra vez (sí, éste es un post cursi)

A 30 días de cumplir los 24; de llegar a un número par de apariencia gris y sin chiste; de estar a un año de alcanzar los adultos 25 y ya no poder presumir entre mi jefas de juventud; de recuestionar qué diablos he hecho de mi vida, fui al concierto de Travis.
Nomás para hacerla de emoción todo el día lo pasé llorando en la oficina. Con ese sentimiento privador y tartamudo gimoteé por la peor nota de rock que he firmado y podré firmar -eso espero- en mi carrera reporteril (puede leerla y burlarse de mí hoy en un suplemento semanal de conocido periódico de circulación nacional).
Ya nada valía la pena: mi carrera estaba trunca; mis ojos, hinchados; mi boca, seca; mi nariz, llena de puntos negros; y la entrevista con los Stills, cancelada.
Fui al concierto de Travis y me reencontré con esa intimidad de cuates, con esa complicidad bonachona que sólo un disco infatigable, de los que se escuchan una y otra y otra y otra vez durante meses, puede dar.
Recordé, como heroína en los últimos 10 minutos de la película, que no necesito ser experta ni leerme números y números de la NME para ir a un concierto, que la erudición me la pela y que, ¡qué chingados!, sí soy buena reportera.
Nada de rock fashionista; nada de corbatitas ni pantalones entubados; nada de post punk. Pura música buena onda, como chavita guapetona que duerme bien por las noches y amanece fresca fresca.
Y qué me importa que a muchos les parezca una mariconada: concierto como éste, nomás el de 2004.

Estoy contenta. Al rato, cuando vea la fatal nota publicada, entraré en shock.

7 comentarios:

sirako dijo...

yo no sé que decir.

sirako dijo...

ahí es cuando yo debería de quedarme así callado y no pone comentarios de esos como el de arriba, que son así como chocarrosos.

oxidente dijo...

Como te dije ayer: que chingue a su madre la erudición cuando tienes talento. Saludos!

Yomero dijo...

Yo creo que te ví, pero también creo haber visto a 2 amigos que no fueron, entones no me hagas mucho caso.

alonso ruvalcaba dijo...

varias, mel:

- leí tu gastroartículo. la verdad, esperaba una porquería de las de adeveras, désas que sí avergüenzan, pero no está realmente mal. es nomás un chiste que se alarga demasiado. apuesto que tus lectores no te abandonarán. [yo por lo pronto no.]

- la nme está ilegible!

- el encore de travis me pareció, ahí sí, infatigable: en su desorden y anticlímax, yo sí pedía que alguien mandara a francis healy a los vestidores.

abrazo

ManuelKawamaS dijo...

me gusta komo escribes, ojala visites mib log algun dia :p

no pude ir a ver a travis :'(

mis animos siguen abajo

Patíbulo dijo...

tssssssssssss, creo que tu nota si bien no es la mejor, no está tan pior, pero lo que si esque como que no andabas muy inspirada, pero así es esto. Menos autocompasión y autoreforzamiento del yo y más y mejor calidá en su chamba muchachita.