martes, julio 06, 2010

Bendito dios que google recuerda mi contraseña o de cómo este blog debería llamarse Las Crónicas del Cólico

Y sí, estoy en cólico, el cólico inmenso que me vino después de meses y meses de amenorrea verbal (¡Ohhhh!).

Y le voy a explicar el silencio, o mejor no, porque el silencio se lo explico cada que los estrógenos me recuerdan que usted, desconocido lector, puede seguir por ahí esperando a que yo tenga una ocurrencia, y hoy quiero parecer original.

Fíjese que me compré una cama grande y un tapete peludo y un sofá horroroso y una tele que la pagaré a destajo.

Fíjese que me fui a vivir a una colonia bonita (porque lo resentida social no se quita con lo años), y me bañé con agua fría cuando se acabó el gas, y maté a los amosquitos que me picaron en la madrugada, y corrí a los colados que no se querían ir de mi fiesta, y le abrí la puerta al novio a las 4 de la mañana.

Fíjese que he visto muchas prostitutas en Insurgentes y que todos los días paso por el edifico donde viví el primer mes de mi vida.

4 comentarios:

La+Ln=ii dijo...

Qué bonita entrada, Niche. Me regocijo en la idea de que asistí a la inauguración de tu nueva morada, jugué papelitos en la fiesta gemela, tomé güisqui, conocí a tu amigo guapo y me retiré ebria y feliz.

Y pues eso...

Melissɐ ♥ dijo...

Auh, qué bonito eso que escribiste hoy.

Me gustó mucho.

Un abrazo.

mayones dijo...

asucencia larguisima, sobre todo por que cuando te comenze a seguir no escribias, el hecho es que lo tuyo son entradas de lo mas honestas y eso me agrada bastante

Ruy Guka dijo...

Besos, Niche. Qué agradable leerte di niú.