martes, enero 15, 2013

Ya vieja te viniste a hacer pendeja o de como je ne suis pas infâme, je suis une femme

Según yo mi mamá fue la que selló mi destino aquel 20 de noviembre de sabe qué año de principios de los 90 (debió ser 90 o 91) cuando, desde el camellón donde iban caminando los papás que cuidaban a sus retoños que desfilaban en alguna calle de la Jardín Balbuena, me miró con tamaña reprobación por andar risa y risa con mis amiguitas.

Luego se acercó a mí y me dijo que me pusiera seria porque el desfile era cosa seria y que qué loca era yo.

Me sentí profundamente avergonzada y comencé a entender, a mis escasos siete años, que había una Berenice que Berenice poco o nada podía controlar, la misma Berenice que sacaba 5 en conducta, la que le había enseñado sus "pequitas" a unos niños cuando se levantó la blusa con todo y corpiño un año antes de aquel desfile de 20 de Noviembre, la Berenice que muchos años después aventaría contra la pared a un muchacho asustado que no la quiso besar.

Después de entenderme descontrolada, contenido lector, el miedo llegó a ponerle sosiego a esa locura en ciernes que me hacía bailotear en topless aunque no tuviera nada que enseñar. Tenía miedo, contenido lector, a convertirme en esa mujer que mi mamá tanto reprobaba y que en mi confusión era una mezcla entre chavita precoz embarazada con chica fácil que no se da a respetar y mujer audaz que se la sabe todas.

Y habrán sido las adversas circunstancias sociales de mi infancia y adolescencia, entre bullying e inseguridades, o las revistas feministas que mi mamá solía leer para hacerse a la idea de la soledad, o el destino,  pero terminé cumpliendo de alguna manera la condena de mi madre. La locura volvió para darle la bienvenida a la vida adulta, como quien recibe de vuelta a un querido amigo que estuvo ausente por años con una fiesta que dura días.

Y déjeme decirle, confundido lector, que esta es una de esas pocas situaciones que se temen y se repudian hasta que se viven. Luego el temor y el repudio se va. Entonces trato de imaginarme qué pensaría aquella Berenice de 8, 11, 14 años acerca de su futura yo. A ninguna niña, creo yo, se le prepara para asumirse como la alocada y errática mujer que no se espera a las segundas citas, que ríe fuerte, que se emborracha sin pudor, que se azota en público y que se enamora de todos los hombres del mundo. Pero son necesarias, ¿qué no?

¿Qué trato de decir? No lo sé.

Que sí soy esa. Y sí está bonito.

Cuando le dije a mi mamá que me haría un tatuaje, hace ya casi tres años, me contestó muy enojada, con la misma mirada feroz con la que había definido todo aquel 20 de noviembre de 1990 o 91, "ya vieja te viniste a hacer pendeja". Ya voy por mi tercer tatuaje. Dirá "Je ne suis pas infâme, je suis une femme". 

Aunque tal vez debería tatuarme el nombre de esta canción. Por aquello de sellar destinos. O sólo por los lols.  







8 comentarios:

Naiesz dijo...

Las mamá, a veces no saben lo que dicen, vivieron otros tiempos y otros espacios, así que de vez en cuando nos quedan a deber a pesar de su infinita carencia de mala fe.

Como proud member of MIU, te digo que tú eres tú y ya. Yo, por ejemplo, a mi edad, ya no fui Françoise Sagan (que triunfó con su primer libro a los 19). Así que ni modo, quizá no brillemos en sociedad nunca, ni tengamos un amor como los que las novelas que leíamos de niñas (yo todavía leo de "ésas"), ni seamos lo suficientemente bellas para no tener que trabajar y en cambio tengamos crisis emocionales de vez en vez y nos odiemos... pero ¡qué chingados! es válido azotarse, porque en el fondo sabemos que pese a nuestra mala suerte en la vida, el dinero, el "amor y otras perversiones", salimos a flote.
Aprendamos de Lena Dunham y enfrentémos la vida desnudas, de chingadazo. Los hombres sabrán apreciarlo.

Abrazos

Anónimo dijo...

top [url=http://www.c-online-casino.co.uk/]c-online-casino.co.uk[/url] check the latest [url=http://www.casinolasvegass.com/]free casino[/url] manumitted no set aside reward at the best [url=http://www.baywatchcasino.com/]www.baywatchcasino.com
[/url].

Anónimo dijo...

[url=http://www.realcazinoz.com]casino[/url], also known as accepted casinos or Internet casinos, are online versions of catchy ("piece and mortar") casinos. Online casinos legalization gamblers to colouring down and wager on casino games living the Internet.
Online casinos superficially volunteer odds and payback percentages that are comparable to land-based casinos. Some online casinos contend higher payback percentages in the servicing of working corps games, and some prevail upon ended known payout segmenting audits on their websites. Assuming that the online casino is using an correctly programmed indefinitely condense up generator, suit marked to games like blackjack suffer with an established to the casual observer edge. The payout plate as a replacement representing these games are established sooner than the rules of the game.
Uncountable online casinos say-so minus or discern their software from companies like Microgaming, Realtime Gaming, Playtech, Worldwide Knack Technology and CryptoLogic Inc.

Gabrello dijo...

Bien Berenice, hubo momentos de tu narrativa que me gusto, te senti honesta y espontanea, aunque no lo fueras, y eso si me quedo claro que es tu nombre Berenice.

Franko dijo...

estoy por re - abrir mi blog después de 5 años de total abandono y de haber escrito solo dos entradas, me di cuenta entonces que esto de los blogs se ha muerto casi del todo.. y digo "casi" por que me da gusto ver que aún hay quienes escriben en este lugar... ojala lo sigas haciendo ¡¡

Anónimo dijo...

This is often unique accurate when lifting weights or earning usage of resistance equipment inside
the gymnasium.

My web blog www.getfitnstrong.com

Anónimo dijo...

Some, nonetheless, are adjustable, but all over again, you could ordinarily
only adjust upward 5 pounds in a time, while there are several
one 1/4 pound plates which would assist you to raise two 1/2 pounds at a time.



my web-site www.getfitnstrong.com

Anónimo dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.