miércoles, diciembre 24, 2008

Trágate tu amabilidad corporativa (con todos mis buenos deseos)

Ohh, qué día tan complicado.
Lo he pasado todo él con la pijama puesta, los pelos enredados y los pies helados; asomándome de vez en cuando al monitor de la computadora para ver qué hay de nuevo en un día en el que es imposible que haya nada nuevo.
Afortunadamente existe el Facebook. Y aunque aún no le entiendo bien, me ha mantenido distraída buscando a las horribles personas con las que alguna vez estudié la secundaria en... Coapa (Ohhh!)
Quería hacerlo desde hace tiempo, pero nomás no lograba recordar el nombre completo ni de las chicas que fueron mis "mejores amigas" durante varios años. Con todo, no soy una mujer que olvida. Mi memoria podrá ser huevona, pero mi basura siempre me devuelve el recuerdo: encontré la invitación de la cena baile que se hizo cuando terminé la secundaria, y cada una incluía los nombres de todos los estudiantes de la generación.
Ando en eso. Siento un malsano orgullo.
Voy en orden alfabético buscando cada contacto. Ninguno parece extraordinario. Con ninguno hay amigos en común.
Y me late el corazón como si les fuera a ver las caras de frente, pero, básicamente, es frustrante: no hay gran cosa, no puedo saber más de lo que la fea foto del perfil me deja saber, y son poquísimos los que han dejado su huella en internet.

Debería cambiar el perfil de este blog. Tan expuesta yo, tan resentida social.

Ahh sí, las fuentes informativas. Me caga que manden correos personalizados con felicitaciones decembrinas. Si lo van a hacer, manden un correo general y se acabó. Nada de poner mi nombre como si de verdad me conocieran.

Ay, pobrecitas las fuentes. Qué culpa tienen ellas de mi amargosidad sin chiste.

Felices fiestas.

3 comentarios:

sarcaZmo... dijo...

Feliz navidad!!

y suerte con el facebook, donde nunka encuentras nada sin embargo cumple su cometido, mantenerte entretenido cuando no hay nada mejor ke hacer...

me encanta como scribes tu ironia es deliciosa.

Saludos!!!

bLanche ʚïɞ dijo...

Yo por eso opté por pasar estas fechas rodeada de extraños, lejos de la familias tradicional mexicana y disfuncional que tengo.
Felices fiestas y así...

hugo dijo...

ay, amargosa de lo peor, cada vez mas linda.