sábado, marzo 21, 2009

Chupando los alambres del telégrafo

Andamos todos en el mismo mood, somnoliento lector: escarbándonos las legañas y limpiándonos las babas secas de las comisuras de los labios.










Pero no soy yo la que le va explicar nada. Vaya acá y entérese de qué diablos le hablo.

1 comentario:

Sebastián dijo...

Sofía me cae bien, y escribe bien, y probablemente hasta diría que también le caería...pero me gustan más tus loqueras depresivo-matutinas, porque se sienten sinceras, sin tanta alharaca ni adorno...me gustas Melcochosa Berenice...un beso desde Monterrey