lunes, octubre 08, 2012

Con todos menos conmigo o de cómo cada que me bajo del taxi le digo hasta luego al taxista aunque sé que no lo volveré a ver


Cada que me bajo de un taxi le digo amablemente al taxista "hasta luego" con la certeza de que nunca más lo volveré a ver. Cada que lo hago me repito en silencio que no lo haré la próxima vez, que es una mentira gratuita que podría ahorrarme con un simple "gracias".
Y no es que me importe mucho economizar mis palabras, pero es un recordatorio de esos muchos "hasta luego" y "nos vemos" y besos de despedida que he dicho y que he dado con la certeza de que son los últimos.
No me gustan las despedidas, a menos de que vengan con la promesa de un reencuentro.

Así debió sentirse la chica a la que le cantan esa de Con todos menos conmigo. Por eso andaba de loca buscando el amor con todos menos con él. O sabe.




3 comentarios:

Olerkariak dijo...

Quizá no es una mentira, si con tus palabras está la esperanza que, en algún momento, se producirá ese reencuentro, ya sea físicamente o a través de la memoria.

M-Lo! dijo...

Decir un hasta luego siempre... Pues nunca sabemos si volveremos a vernos...

sanbond dijo...

Pues es mejor un hasta luego que un adiós...